Argentina III: El Calafate y El Chaltén.

Hola de nuevo. Ante todo, disculpas por mi prolongada ausencia. El 23 de abril salimos rumbo a Australia y decidí no llevarme el ordenador porque íbamos a estar en constante movimiento a través del país y no tenía sentido. Regresamos hace un par de semanas.

Hoy toca hablar de El Calafate y El Chaltén, dos poblaciones ubicadas en la Patagonia, que fueron nuestro destino siguiente a Ushuaia en nuestro periplo por Argentina.

El Calafate es la pequeña ciudad en la que nos alojamos del  17 al 21 de marzo, y aquí quiero hacer un par de incisos. El primero es que El Calafate es dónde recomiendo alojarse en esta zona de la Patagonia, porque es más grande que el resto de poblaciones y por lo tanto tiene más servicios (hoteles, supermercados, restaurantes… A.k.a. más variedad de precios). Además, cualquier excursión que quieras hacer tiene salidas desde aquí y está a una distancia más o menos equidistante de todo. También, está más cerca del aeropuerto, y tanto si alquilas coche como si te mueves en bus es más barato y más rápido acceder a él.

El segundo inciso es que, en nuestra reserva original, íbamos a quedarnos aquí hasta el 20 de marzo y no el 21, la idea era salir de El Calafate a Iguazú el día 20 y de hecho teníamos reservado un hotel ya allí en el que íbamos a pasar tres noches, pero LATAM, la compañía aérea con la que hacíamos dicho trayecto, decidió cancelar nuestro vuelo a última hora (me avisaron el sábado 18, cuando ya no podíamos cancelar el hotel) y cambiarlo al día 21. No entraré en detalles de mi pelea con ellos que duró más de un mes, pero el caso es que lo único que me ofrecieron a cambio era un cheque para volar con ellos o 70 dólares americanos (yo obviamente pedí que me devolvieran el importe del vuelo y me pagaran la noche de hotel que perdí por su culpa). El problema es que en Argentina sólo hay dos aerolíneas que tienen el “monopolio” (algo bastante común allí por cierto. Sería más bien un “bipolio” en este caso, pero se entiende el esquema), así que si vais seguramente no tendréis más remedio que coméoslos, pero si podéis ir con Aerolíneas Argentinas mejor.

Desde El Calafate hicimos dos excursiones: el primer día al Perito Moreno, y el segundo a El Chaltén. El tercer día al ser totalmente inesperado lo pasamos en El Calafate, e hicimos una excursión a Laguna Nimez.

El Perito Moreno.

El Perito Moreno es uno de los glaciares dentro del Parque Nacional de los Glaciares (Patrimonio Mundial, por cierto) en Patagonia. Como deduciréis por el nombre del parque, no es el único glaciar en él. Los glaciares se extienden por toda la cordillera de los Andes Australes y alrededor de El Lago Argentino, siendo el más grande el glaciar Upsala, con una superficie de 870km².

Perito moreno
El Perito Moreno. Vista desde el mirador.

La fama del Perito Moreno se debe a su fácil acceso (no hay que subir o escalar para llegar a él y tocarlo o subirlo, sólo hay que coger un barco desde el  mirador que te lleva a uno de los laterales del lago, donde descansa uno de los lados del glaciar, y desde aquí caminas llano hasta él), y a que desciende varios kilómetros por encima del lago, lo cual hace que sea muy fácil de observar (el mirador construido en el parque contempla toda su cara norte). Además, los glaciares tienen una tasa de avance y una de retroceso, es decir, ganan nieve por la parte más alta de la montaña, dónde empiezan y dónde las temperaturas son más bajas, y la pierden al final de su trayecto dónde hace más calor; pues bien, el Perito Moreno es el único del parque que se encuentra en avance, todos los otros están, por desgracia, en retroceso, en gran parte debido al cambio climático y al calentamiento global (si, eso que algunos dicen que es mentira, y tal).

El Perito fue, sin duda, lo que más me gustó de Argentina (¡imaginad como tiene que ser para que lo anteponga a los pingüinos!). No se puede describir con palabras lo que se siente al estar ahí, frente a esa enorme masa de nieve compactada, y ver y escuchar los derrumbamientos. Por muchas fotos que ponga no hacen ni un poco de justicia a lo bonito que es éste lugar, creo que todo el mundo que tenga la oportunidad debería ir. Me sorprende tristemente que no sea una de las siete maravillas de la naturaleza.

Lo más espectacular son los derrumbamientos en la parte baja del glaciar. Es imposible no ver al menos un derrumbamiento cuando vas, ya que se suceden cada pocos minutos, así que tranquilo que no te lo vas a perder. Vale la pena pillar un sitio en el mirador a la altura de donde queda el extremo del glaciar y quedarse esperando hasta que veas uno de principio a fin. Lo que es difícil ver y de lo cual habréis oído hablar es el derrumbamiento de la bóveda, la cual se forma lentamente (podéis leer más sobre su formación aquí) y acaba derrumbándose cada cierto tiempo en un ciclo constante. La última fue en marzo de 2016, justo un año antes de mi visita. Si te topas con éste acontecimiento durante tu visita, deberías plantearte jugar al euromillón.

También hicimos un trekking por el Perito, es decir, andamos sobre él. Es una excursión que tienes que hacer con guía, concretamente con la única empresa autorizada para ello (¡hola de nuevo, monopolios!), que es Hielo y Aventura. Tienen dos excursiones para caminar sobre el Perito: el mini trekking y el Big Ice. Nosotros cogimos el mini trekking porque el Big Ice eran 3 horas y media y yo nunca había caminado con crampones, con lo que no sabía si iba a ser muy agotador; además era bastante más cara, pero me quedé con muchas ganas de más, así que si estáis medianamente en forma, hace buen día y os lo podéis permitir, os diría que hagáis el Big Ice directamente. Sino os obligo a que, por lo menos, hagáis el mini trekking; el Perito Moreno hay que verlo y sentirlo.

Trekking perito moreno
De minitrekking sobre el Perito Moreno.

El Chaltén y el Fitz Roy.

El Chaltén es la capital del trekking y el montañismo en la Patagonia. Es la puerta de entrada a la zona montañosa del Parque Nacional los Glaciares, y es donde se encuentran el monte Fitz Roy y Cerro Torre, dos montañas de algo más de 3000 metros de altura. A pesar de no ser especialmente altas, estos picos son muy famosos porque su ascenso es extremadamente difícil y sólo apto para escaladores muy experimentados, dado que las paredes de la cumbre son prácticamente verticales. Por suerte para el resto de mortales, alrededor de éste hay una enorme cordillera por la que discurren varias rutas de menor dificultad y no por ello menos impresionantes.

Poincenot chaltén
Al fondo el Fitz Roy y Cerro Torre cubiertos de nubes, estampa bastante común que explica mucho sobre el clima y los glaciares en la zona.

Nosotros hicimos la de Laguna Capri y luego seguimos hasta el campo base Poincenot, desde donde se puede observar muy bien la cordillera. La verdad es que nos quedamos con ganas de más, pero por cuestiones de luz no nos daba tiempo a más. Mi recomendación es que, si os gusta el senderismo, paséis dos o tres días aquí y acampéis en el campo base para hacer varias rutas y llegar a los glaciares más grandes y lejanos, las lagunas, y podáis disfrutar del precioso bosque patagónico.

Laguna Nimez.

Como el último día en el Chaltén nos pilló por sorpresa y las excursiones hay que reservarlas al menos la noche de antes (por cierto, nosotros las reservamos en el hostal, Calafate Hostel. Os lo recomiendo, buenos precios, buena situación, la gente muy maja y nos ayudaron mogollón con las excursiones, y el restaurante estaba riquísimo), hicimos una pequeña excursión local en El Calafate a Laguna Nimez. Es una reserva natural dentro del mismo Calafate, conocida por servir de hogar a muchas aves, entre ellas flamencos. Para entrar hay que pagar un precio excesivo, pero puedes bordearla y ves los mismos pájaros sólo que no tan de cerca (aunque nosotros saltamos el murito del paseo que lo bordea y nos pudimos acercar un poco más, jijiji). No es una visita imprescindible, pero los flamencos siempre molan, y llama la atención que haya semejante reserva en mitad de la ciudad.

Laguna nimez
Laguna Nimez.

 

La verdad es que ésta zona de Argentina es la que más me impresionó, y espero haber transmitido al menos una pequeña parte de su enorme valor. Es naturaleza pura y dura, muy salvaje y a lo grande, de esas que te hacen sentir pequeñito. Si os gustan la montaña y la naturaleza no debéis perdeos esta parte en vuestra ruta particular por Argentina.

¡Próxima entrada Iguazú y Uruguay!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s