Vuelta a España.

Ante todo perdón por tardar tanto en publicar, pero con la mudanza y las despedidas me ha faltado tiempo por todas partes.

Sí, ya nos hemos mudado a España. ¡Por fin empieza nuestro periplo por América y Oceanía!

La mudanza.

Hay muchas formas de hacer una mudanza de  Reino Unido a España, obviamente más complicadas que una mudanza estándar por eso de los kilómetros, y más caras por lo de que hay mar de por medio. Aún así, puedes desde mandar cajas hasta contratar una empresa de mudanzas para enviar los trastos, igual que lo harías en España, y tú volverte en avión. Hay otra opción, que es la menos habitual y la que hemos escogido Santi y yo, que es volverte en furgoneta con la casa a cuestas. Es la menos habitual con razón, dado que tienes que 1) comprar una furgoneta, 2) rezar por que te quepa todo y te lleve con ello hasta España y 3) conducirla hasta España; pero a Santi le hacía muchisisisisisima ilusión y se empeñó.

Queríamos una furgoneta que tuviera el volante en la izquierda y muy barata pero que, en la medida de lo previsible, nos llevara hasta España. Esto no es fácil de encontrar dado que las furgonetas en buen estado suelen ser caras, pero teníamos la ventaja de que, en Reino Unido, los coches de segunda mano son mucho más baratos que en Europa, y si tienen el volante en nuestro lado más aún dado que no hay tanta demanda para ellas. Encontramos por Gumtree a un señor que traía furgonetas bastante cascadas desde Holanda, país donde por lo visto el mercado del automóvil es más barato (dato que yo desconocía), y las vendía en Reino Unido o las mandaba a África, según las ofertas que le hicieran. Traía unas 3 ó 4 por semana, pero la mayoría estaban bastante reventadas y no nos fiábamos. No conseguimos la furgoneta “ideal” hasta la semana de antes de nuestra fecha de partida (si, la tensión era más que palpable).

Por fin llegó una Ford Transit del 2002 con casi 400.000km (nosotros los superamos durante el camino). Nuevecita oiga. Con algún problema salvable, parecía capaz de llevarnos por lo menos hasta el Eurotunel, incluso el vendedor nos hizo una “demostración” conduciendo la furgoneta desde Harwich, donde se encuentra su negocio, hasta Norwich; unas dos horas de trayecto. El lunes 27 de febrero recibíamos la furgo en casa, y nos íbamos el sábado…

furgoneta ford transit
La elegida.

No teníamos muebles propios en Norwich, nuestra casa era de alquiler y ya amueblada, pero en 4 años se acumulan muchos, muchos trastos… La furgo iba hasta arriba. Con suerte cupo todo menos una bici que tendremos que enviar más adelante.

El sábado fuimos a desayunar con varios de nuestros amigos ahí y nos ayudaron a cargar todo… Menos mal que estaban ellos, porque Santi y yo estábamos en shock. Tras una hora cargando y con muchos besos, abrazos y lágrimas de por medio, salimos de casa con destino a la primera parada: el eurotúnel.

Furgoneta mudanza
Casi listos para zarpar.

El trayecto.

Fuimos por el oeste de Francia y por el interior de España, dado que es la ruta más rápida (aunque por minutos) para Valencia y la más económica, tanto por gasolina como por peajes (hay peajes, pero no tantos como por las otras). Una vez pasado el eurotúnel, se coge la A16 y la A28 francesa, que pasa por Ruan, el bosque de Normandía, Le Mans, Tours, Burdeos, Bayona y ya cruzas la frontera, llegas a Irún y en seguida pasas a Navarra, bajas por Pamplona, luego atraviesa Aragón hasta llegar a Valencia.

La otra ruta habitual se desvía hacia el este una vez en Calais hasta Reims, bajando por Troyes, Dijon, Lyon, Valence, Montpelier y toda la costa sureste francesa hasta Cataluña. Tiene que ser brutal esta ruta, pero los peajes catalanes no nos hacían mucha ilusión. Algún día la haremos. Hay otra que atraviesa París pero, a no ser que tengas intención de pasar unos días ahí, no creo que sea muy sensata: deben de crujirte a peajes y el tráfico tiene que dar miedo.

Según Google, la ruta que escogimos son unos 2000km, y tiene una duración de 19h44min sin paradas a 120 km/h. Nosotros la hicimos en tres días parando a dormir dos veces y a una media de 100 km/h, que es para lo que da la furgo.

La primera parte del trayecto era llegar al eurotúnel, que en Inglaterra sale desde Folkestone y llega hasta Calais en Francia. Lo primero que hay que saber para llegar al túnel desde Norwich es que hay que coger un tramo del cinturón de Londres, el cual pasa por Dartford Crossing, un puente enorme que atraviesa el Támesis, y por el que hay que pagar un peaje por cruzar. Este peaje hay que pagarlo de antemano, dado que hay unas cámaras que leen las matrículas y miran que tengas una cuenta activada para cruzarlo o que hayas pagado el peaje, y si no lo sabes porque ni está indicado en la carretera ni hay puestos de cobro, te llega una buena multita. El pago se hace aquí. Puedes o bien hacerte una cuenta y te cobran cada vez que pasas, o hacer un pago puntual.

Lo siguiente que hay que saber sobre el eurotúnel es que tú no puedes llegar así como así y cruzar, tienes que reservar tu billete de antemano. Esto se hace aquí. Cada media hora hay una salida, y puedes o bien calcular a que hora vas a estar allí para salir y coger un horario concreto por unas 100-120₤, o escoger el pase libre por 214₤. Yo te recomiendo que escojas un horario y te des hora y media de margen para llegar, primero porque hay que estar igualmente media hora antes de la salida y segundo por el tráfico que puedas pillar en Londres. Si llegas muy pronto hay un área de servicio y puedes descansar ahí. Hay hasta un parque para pasear a los perros.

Lo último y lo más importante por saber, es que el eurotúnel no es un túnel al uso, no vas conduciendo tú a través de él. Por él sólo van trenes de carga, tú te subes con tu coche al tren y éste te lleva al otro lado; como cuando coges el ferri a  Mallorca y subes con el coche para llevártelo, pero en tren. Tiene aspecto de container alargado, todo metálico y enorme (dentro van desde coches hasta buses y camiones). Importante llevar el pasaporte, estás cruzando la frontera. El trayecto dura unos 30 minutos y te sueltan en Francia y ahí ya no te piden explicaciones.

eurotunnel
Eurotúnel por dentro.

Una vez en Francia prepárate para darle al pedal y al volante, porque Francia es enorme. La primera noche paramos en un pueblecito llamado Macé, que linda con el bosque de Normandía. El hotel se llamaba L’Ille de Sees (Sees es el pueblo contiguo, que es más grande y conocido que Macé) y era muy mono, en plan caserón antiguo. La segunda noche paramos en Biarritz, en el Grand Tonic Hotel. En Macé llegamos muy tarde y no cenamos, y en Biarritz cenamos en un sitio que no recomendaré porque era muy caro y muy pijo pero comida sin más (cada vez que hago caso a tripadvisor en cuanto a restaurantes es error, así que creo que voy a dejar de usarlo para esto). Los dos hoteles los reservé, como siempre, con Booking, por si teníamos que variar la ruta, parar antes o lo que fuera, poder cancelar (y os juro que no me pagan), a muy buen precio dado que estamos en temporada bajísima. No paramos a visitar nada por el camino porque teníamos que llegar el lunes a Valencia, y así fue, pero los paisajes del camino son preciosos, y las carreteras son más que buenas, así que si hay algún valiente que quiera hacer este trayecto por ocio o por necesidad que no se lo piense.

france field
De este palete es la ruta a su paso por Francia.
tree
Así hasta Navarra.
Biarritz
Biarritz.

Hoy partimos hacia Argentina, así que el siguiente post será desde allí y sobre allí ¡Por fin! ¡Hasta pronto!

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s