Guía rápida de Valencia.

Valencia es una ciudad situada al este de España, en la costa del mediterráneo. Es una ciudad medianamente grande, pero no supera el millón de habitantes (no, queridos valencianos; somos unos 790.000 en la ciudad) sin ayuda de su área metropolitana, que llega casi a los dos millones de habitantes.

Cansada de buscar artículos o reportajes sobre Valencia que no incluyan estereotipos sobre los españoles o tergiversaciones sobre la paella, he decidido hacer mi propia guía sobre la ciudad. Espero que el haber pasado la mayor parte de mi vida en ella le dé algo de credibilidad. La haré tanto en inglés como en español y tendrá dos partes: una dividida en zonas de Valencia de interés turístico, y otra sobre cosas que hacer, comer, dónde dormir, museos…

vista aérea valencia

GUÍA RÁPIDA DE VALENCIA. PRIMERA PARTE.

El caso antiguo: La Seu y el barrio del Carmen.

Popularmente se denomina Barrio del Carmen al casco antiguo de Valencia, pero realmente, esta zona está formada por varios pequeños barrios, uno de los cuales es El Carmen, y siendo el más antiguo de ellos La Seu, que engloba las famosas Catedral de Valencia (con su Miguelete) y la Basílica de la Virgen de los Desamparados.

basílica
Basílica de la Virgen de los Desamparados, en la Plaza de la Virgen

En esta zona de la ciudad es donde debería empezar toda visita a la ciudad de las flores. Sus calles son las más antiguas de Valencia, y puedes tirarte de la mañana a la noche visitando iglesias, callejeando y fotografiando los edificios, y probando bares y restaurantes. Empezaría mi tour subiendo por la calle de La Paz hasta llegar a la plaza de la Reina, donde encontramos el campanario de El Miguelete (los más en forma pueden subir sus 207 escalones para obtener una buena vista aérea de la ciudad) y desde donde podemos acceder a La Almoina, un centro arqueológico situado entre la catedral y el Almudín (hoy en día museo, que se construyó en el siglo XIV sobre el antiguo alcázar musulmán para servir de almacén de trigo), donde podremos conocer algo más sobre la historia romana, visigoda y árabe de Valencia.

Seguiría por la plaza de la virgen, desde donde podemos admirar la catedral y la basílica y entrar en de ellas. Después podemos adentrarnos en la calle caballeros, donde al principio nos encontraremos con el Palacio de la Generalitat en la plaza Manises, que conecta por la calle Serranos con las Torres de Serranos; aunque conviene seguir avanzando por la calle Caballeros hacia la plaza del Tossal . En esta calle hay más edificios históricos concentrados de los que pretendo abarcar, pero destacaré la Iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir, recientemente restaurada por la fundación Hortensia Herrero y conocida popularmente como la Iglesia de San Nicolás. Visita imprescindible.

Al final de la calle Caballeros, podemos ir por la calle Alta o la calle Baja, que preguntando un poco a los viandantes para no perderte te llevarán a la plaza del Carmen y dónde no te puedes perder la pequeña Casa de los Gatos. Una vez en la plaza del Carmen puedes continuar por la calle de Roteros hasta llegar a las Torres de Serranos, una de las doce torres que custodiaban la muralla de Valencia a finales del medievo, y una de las sólo dos que se conservan junto con las Torres de Quart. Por cierto, por todo este recorrido hay muchísimos sitios para comer, así que siéntete libre de explorar y disfrutar por el camino una de las mejores cosas de España: la cocina.

Por la tarde podemos adentrarnos en el barrio hasta salir a las Torres de Quart, desde donde puedes dirigirte hacia el río por Guillem de Castro y encontrarte con el IVAM, un museo de arte moderno; seguir recto por la calle de Quart para visitar el Jardín Botánico; o caminar en el otro sentido por Guillem de Castro hasta llegar al MUVIM, un museo de ilustración.

Otra mañana entera necesitamos para visitar tres edificios cargados de historia: el Mercat Central, la Lonja, y el Colegio del Arte Mayor de la Seda, recientemente restaurado por la misma fundación que en el caso de la Iglesia de San Nicolás. Un secreto valenciano es, por la mañana, comprar marisco en el mercado y llevarlo a uno de los restaurantes de la calle Palafox, (mi favorito es “El trocito del medio”), reservar mesa para la hora de comer (que en España es entre las 2 y las 3 de la tarde) y ellos te lo cocinan y te lo sirven.

mercado central
Mercado Central de Valencia. Entrada por la calle Palafox.

No podemos olvidarnos de la Plaza Redonda, una plaza interior con cuatro entradas, cuya conformación le dan los edificios que la componen. Los bajos de las viviendas siempre han estado dedicados al comercio, hoy en día principalmente dedicados a souvenirs y mercería, pero yo recuerdo de pequeña cuando en la misma plaza se vendían desde cacerolas hasta tortugas.

El centro, Grandes Vías y Ruzafa.

Cuando en Valencia se habla de “El Centro” se habla principalmente del espacio entre el principio de la calle Colón hasta la plaza del Ayuntamiento. El edificio de Correos y la Estación de tren del Norte se encuentran también en esta zona. La calle Colón es la principal calle del gran comercio en Valencia, y por las calles que divergen de ella hay muchísimo pequeño comercio dedicado principalmente a la moda y al hogar.

La Gran Vía Marqués del Turia es una avenida paralela a la calle Colón, y las calles que comunican una con otra están repletas de tiendecitas. Una de ellas, la calle Jorge Juan, comunica la calle Colón con el Mercado de Colón, rehabilitado en 2003 y lleno de baretes y restaurantes, y en el que a menudo se realizan mercadillos de ropa, artesanía, joyas…

mercado colón
Interior del Mercado de Colón.

La Gran Vía marca el centro del barrio del Eixample (o Ensanche) en Valencia. Fue una ampliación de la ciudad que comenzó a finales del 1800, y se caracteriza por su distribución en manzanas cuadradas (como en el Eixample de Barcelona) y sus edificios modernistas, que pretendía fusionarse con la naturaleza (de ahí la típica ornamentación de éstos) y por donde te recomiendo pasear e ir pensando en que edificio te gustaría vivir (porque a estas alturas ya tendrás ganas de quedarte en Valencia). La Gran Vía Marqués del Turia se convierte en Gran Vía de las Germanías al cruzarse con la avenida de Antiguo Reino, y este cruce marca el comienzo del Barrio de Ruzafa, que en la última década ha tomado gran importancia en la vida nocturna valenciana y en la escena gastronómica de la ciudad.

La gran mayoría de restaurantes de la ciudad se concentran en esta zona, así como varios pubs y discotecas.

La Gran Vía sigue por debajo de las vías de la Estación del Norte y se convierte en Gran Vía Ramón y Cajal, seguida de Gran Vía Fernando el Católico, zona más residencial y que sigue hasta el río Turia.

El río sin agua.

Así es: el río Turia, a su paso por Valencia, no lleva agua. Y es que, en 1957, hubo una gravísima inundación en la ciudad a causa del desbordamiento de éste, y a raíz de la cual se desvió su cauce fuera de la ciudad. Inicialmente, el plano que ocupaba el agua iba a ser una carretera que comunicase el puerto con el aeropuerto y aligerase el tráfico de la ciudad, pero gracias al movimiento ciudadano “el riu és nostre i el volem verd” en los ’70 se decidió convertirlo en lo que conocemos hoy en día como Jardín del Turia, el jardín urbano más grande de España (puedo sentir a todos los valencianos que estén leyendo esto sacando pecho), inagurado en 1986. Con unos 9km de largo, va desde el Bioparc (un zoo) hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias, pasando por el Palau de la Música y el jardín de Gulliver, y es atravesado por varios puentes, cada uno con su propia historia, siendo el más antiguo el Puente de la Trinidad, datado de principios de 1400.

La ciudad de las Artes y las Ciencias es un gran atractivo turístico debido a los 6 grandes edificios que lo componen: el Hemisféric, un cine IMAX y 3D; el Museo de las Ciencias, dedicado al público infantil; el Oceanográfico, un acuario enorme; el Palacio de las Artes, dedicado principalmente a la música; el Umbracle, un paseo-mirador en el que también hay una discoteca; y el Ágora, donde se realizan eventos como la Semana de la Moda o el Open de Tenis.

jardines del turia
Un tramo de los 9km de Jardín.

La playa.

Dentro de la ciudad de Valencia están las playas de Las Arenas, la Malvarrosa y El Cabañal, a las que puedes ir en tranvía o en autobús. Un poquito más al norte siguiendo por la Malvarrosa está la playa de La Patacona, que pertenece a Alboraya. Al sur están las playas de Pinedo, L’arbre del Gos y El Saler, que se caracterizan por sus dunas. Las de la ciudad están bien para tomar el sol y darte un baño, pero las de más al sur son más bonitas y más tranquilas, pero necesitas coche para llegar a ellas. De todas formas, si quieres calas y playas bonitas, cuanto más desciendas en la Comunidad Valenciana mejor, siendo las de la provincia de Alicante las más bonitas y relajantes.

Por otro lado, la zona del Puerto de Valencia sufrió una profunda remodelación a raíz de que la ciudad acogiese la Copa América en 2007 (y posteriormente de nuevo en 2010), y se ha convertido en una zona bastante animada de la ciudad, sobre todo en verano, con varios restaurantes, pubs y discotecas. Destacaría Marina Beach Club, que abarca un poco las tres cosas y donde te puedes tirar todo el día en cuanto empiece a hacer un poquito de calor.

El barrio del Cabañal es el barrio que colinda con la playa en Valencia, y en los últimos años se trazó un plan de desarrollo, que en el último año ha tomado bastante fuerza, dando lugar a nuevos espacios como La Fábrica de Hielo.

Guardar

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s